Diseñado para adorar a Dios

Nosotros como seres humanos fuimos creados para un propósito, no obstante tenemos libre albedrío, adoramos al Dios que nos creo o las cosas que este mundo ofrece. La adoración no depende de tus palabras, acciones o comportamientos, sino de todo aquello que nace en secreto desde el fondo de tu corazón. (Juan 4:23) dice que a llegado la hora en que los verdaderos adoradores lo hagan en espíritu y en verdad, eres tú un verdadero adorador? Hoy en día el ser humano se a apartado de Dios y a olvidado el propósito para el cual a sido creado. Un estudio internacional hecho por Gallup en 57 países arrojó como resultado que, en promedio, el 13 % de su población se identifica como atea, mientras que el 23 % se considera como no religiosa. Que nos esta pasando? porque no volvemos nuestro rostro a Dios? porque hemos olvidado que hemos sido diseñados para adorar a nuestro creador? 

Tristemente, como seres humanos hemos dejado de adorar a Dios y hemos cambiado la verdad por la mentira como nos lo dice San Pablo en la carta a los Romanos 1:25. Es como cuando contemplamos un par de zapatos que en ves de darle el reconocimiento al zapatero se lo damos a los zapatos. Así nosotros hemos puesto nuestro corazón en las cosas de este mundo y no en el creador. El anhelo de Dios es que el ser humano cumpla su propósito para el cual a sido creado, ya que nada ni nadie puede ocupar el lugar de Dios y mucho menos recibir adoración. Mientras los seres humanos no descubramos y entendamos el propósito de nuestras vidas en dirección a Dios, nuestra vida no tendrá ningún sentido y siempre permanecerá vacía en muchos aspectos. 

Newsletter Updates

Enter your email address below to subscribe to our newsletter